Cuando nos llaman para fotografiar bodas en el Bahia del Duque sabemos que vamos a disfrutar muchísimo, no solo por el entorno que es absolutamente fantástico y pura inspiración para cada una de las sesiones, sino porque el equipo del hotel que nos hace sentir como en casa.

En esta ocasión Sonia y Simón querían una boda familiar, sencilla sin renunciar a la elegancia. Una suite en la zona del Spa fue la elegida como habitación de los preparativos de la novia. Perfecto para quitarse los nervios previos al si quiero.

Simón no pudo esperar al altar y vino por sorpresa a recoger a la novia a la propia habitación. El momento del first look estuvo lleno de emoción.

Un boogie nos esperaba para llevarnos al lugar elegido para la ceremonia. EL cielo del Beach Club, un entorno con unas vistas privilegiadas al atardecer y perfecto para una ceremonia con la familia y amigos más cercanos.

Un guitarrista nos ambientó en directo, y la preciosa ceremonia dio pasó a un cocktail con el entorno de la sala de lectura.

Cada uno de los lugares de este emblemático hotel son para saborearlos con calma.

Esperamos poder volver pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *