La importancia de un wedding planner

Antiguamente nadie necesitaba un wedding planner para organizar una boda. Ahora somos más sofisticados y exigentes, y por supuesto no nos gusta dejar nada a la suerte, y mucho menos frente a las personas que más nos importan en el mundo.

Quedar bien es indispensable , y seamos sinceros, seguro que tenemos muchísimos dones, pero no todos estamos dotados para la decoración, para el protocolo, para negociar con caterings, floristas, para elegir el sitio propicio y la hora propicia de nuestra boda, para ser creativos y originales en cada detalle e incluso para aconsejados donde ir de viaje de novios.

Yo creo que organizar una boda es como empezar una reforma en casa. Un evento importante del que vamos a disfrutar por mucho tiempo y tenemos 2 opciones: Podemos hacer un bricolaje casero ( con mucho encanto, mucho dinero, mucho esfuerzo y un resultado acorde a nuestras habilidades) o una reforma profesional que nos transmita tranquilidad.

No hay opciones mejores ni peores pero los resultados son francamente diferentes, y los dolores de cabeza también.

Es por lo que me he decidido a colaborar con algunos wedding planner , porque miman los más pequeños detalles y yo como fotógrafo, puedo dedicarme a lo que más vais a disfrutar de mi trabajo, las miradas, los abrazos, sin intervenir y sin tener que estar pendiente de llevar el ritmo de la boda. También el apoyo respecto a horarios, ubicaciones y decoración que supone un wedding planner hace que mi trabajo luzca mucho más y eso es oro para las imágenes que llevéis a casa.